VÍDEO 360 Y REALIDAD VIRTUAL (VR)

Mucha gente tiende a confundir 2 cosas que pueden parecer lo mismo pero no lo son. Como el título anuncia, estamos hablando del vídeo 360 y la realidad virtual (VR). Las 2 son tecnologías nuevas y también permiten dirigir la la mirada a todos los ángulos posibles, pero hasta ahí llegan las similitudes. Las interesantes y grandes diferencias son.

VÍDEO 360

Un vídeo en 360 grados es una película que se reproduce a la vez en toda la extensión del campo visual por más que el reproductor sólo muestre una ventana reducida. Se graban con dos o más cámaras dispuestas en forma esférica para registrar una imagen en ese formato, y permiten al usuario desplazarse por los 360 grados de la escena moviendo la cabeza en dirección a donde desee mirar (o inclinando el smartphone, arrastrando el cursor con el vídeo…). La sensación es la de tener Google Street View en movimiento con la libertad de orientar la visión hacia cualquier lugar y sin que deje de reproducirse la escena en la parte no visible.

Una de las ventajas respecto a la realidad virtual es que no requiere headset, lo que explica que su implantación en el mercado este siendo más rápida.
Para la realización de un vídeo 360, hay diferentes opciones tanto a nivel usuario como profesional, aquí un resumen de las mejores opciones que salen al mercado este año:

 

REALIDAD VIRTUAL

Es el acceso a un mundo falso que el cerebro entiende como real. La tecnología simula los estímulos, especialmente visuales, que consiguen sumergir al espectador dentro de un universo creado a modo de simulación. La interfaz más común en realidad virtual son las gafas VR: dotadas de doble pantalla para añadir efecto en 3D al visionado, la imagen reproducida se mueve en la misma dirección que la cabeza del individuo. De esta manera resulta posible notar las mismas sensaciones que proporcionaría el mundo creado, generalmente, de manera informática.

Para grabación de Realidad Virtual el mercado esta un poco verde, por lo que ahora la mejor opción es utilizar un anillo con un mínimo de 12 cámaras go pro para lograr el efecto 3D además del 360. El resto de opciones con una calidad optima para la VR tienen por ahora un presupuesto prohibitivo para el usuario de consumo ya que esta en unos 15000$ para Google Jump o el sistema Odyseey. de Go pro. Actualizaremos la entrada más adelante, según el mercado evolucione.

Se necesitan dos dispositivos esenciales: las gafas y el dispositivo que generará el entorno virtual (un ordenador, una consola o un smartphone).

Las gafas están formadas por una pantalla y unas lentes. Las pantallas deben ser de alta resolución ya que estas combinadas con las lentes que llevan consiguen ampliar el angulo de visión lo que crea la sensación que la pantalla ocupa todo nuestro espectro visual y donde finalmente el ordenador o teléfono móvil genera las imágenes con un efecto 3D, uno para cada ojo, logrando finalmente el efecto VR.

CONCLUSIONES / PRINCIPALES DIFERENCIAS:

La principal diferencia en cuanto a sensación de inmersión entre el vídeo 360 y la realidad virtual es que la VR incorpora 3D, lo que consigue crear la sensación de profundidad que no consiguen lograr los vídeos 360, además de que en este, la única interacción posible es mover el vídeo hacia el angulo que queremos ver, pero sin libertad de movimiento, es decir, solo se podrá mirar desde el punto donde el vídeo fue grabado, mientras que la VR permite la libertad total de movimiento.

Vídeo 360 Realidad Virtual ( VR)
Acción real/Mundo real Entorno Digital
Interacción: limitada al angulo de visión Interacción sin limites
Movimiento: Desde el punto de grabación Movimiento: Libre
Equipo especial necesario: No Requiere: Headset
360 grados 360 grados+ 3D = VR
Linea temporal o de reproducción Desarrollo por exploración